1992. todo el día y toda la noche

Todo el día y toda la noche:
2.- Turno especial

Toso el día y toda la noche es un trabajo dividido en dos partes: turno normal y turno especial. Su punto de partida es el deambular a la búsqueda de medicamentos no específicamente normales para familiares en crisis. Si la crisis se producía de noche, la búsqueda resultaba especialmente fatigosa y estresante. Nos encontramos en Madrid a caballo entre los años ochenta y noventa. No existían las farmacias “24 horas” y la práctica de los establecimientos farmacéuticos estaba regulada por la correspondiente autoridad administrativa y el Colegio Oficial de Farmacéuticos, de quienes dependía la figura de la farmacia de guardia. Del mismo modo que la apertura de una farmacia dependía de una legislación corporativista y excluyente, su apertura nocturna o en festivos hacía de una actividad normal, la expenduría de medicamentos, una actividad minoritaria y casi clandestina. Para colmo de males, y en aquellos tiempos, la figura del heroinómano desesperado obligaba a las farmacias a convertirse en una especie de fortín autodefensivo.
Buscar una farmacia y un medicamento implicaba largos periplos en la geografía de la ciudad y, llegado el caso, hacer soberanos esfuerzos para leer en minúsculas vitrinas los tarjetones que informaban de las farmacias abiertas en los turnos “normal” y “especial” sin informar o explicar en qué consistía cada turno. Si la enfermedad y el dolor son procesos de zozobra, miedo y sufrimiento, la búsqueda del remedio era un camino de piedras sin sentido lógico alguno.
El trabajo consistió en el seguimiento durante el año 1992 de las actividades de “guardia” de una farmacia del barrio de Salamanca de Madrid a través de los tarjetones de los turnos de día y noche. Dichos tarjetones agrupados en dos series fueron tratados con desinfectantes y productos de laboratorio existentes en la propia farmacia. Los cambios de última hora, introducidos por la titular de la farmacia con papel autoadhesivo, fueron respetados, si bien en el proceso de “pintado” de los tarjetones, aquellos desaparecieron.

48 unidades
27, 6 x 16 cts.
Desinfectantes sobre tarjetones de farmacia.

http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_39_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_36_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_29_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_31_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_35_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_27_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_23_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_26_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_8_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_18_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_4_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_9_48.jpg
http://dariocorbeira.es/files/gimgs/th-61_13_48.jpg